lunes, 6 de septiembre de 2010

Dos sentencias del Tribunal Constitucional sobre desnaturalización de contratos de trabajo en ESSALUD

Recientemente, el Tribunal Constitucional se ha pronunciado sobre la desnaturalización de los contratos de trabajo que viene realizando ESSALUD en perjuicio de sus trabajadores, esta ilegal e infame práctica no solo demuestra la falta de respeto a las leyes laborales y a los derechos del trabajador sino que desprestigia a la referida institución. Estos son los casos:
CASO LUCIO JUAN CASAS TIPISMANA: http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2010/05857-2009-AA.html
CASO IVAN EUGENIO CATNA PADILLA: http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2010/01848-2010-AA.html
Cumpliendo con nuestro deber de difundir y promover los mecanismos e instrumentos de defensa a favor de los trabajadores transcribimos ad literatem los fallos que tutelan y amparan a los trabajadores frente a los abusos de esta mala práctica laboral proveniente de la burocracia de ESSALUD.
Resulta oportuno y pertinente destacar lo dispuesto por el Tribunal Constitucional sobre la interpretación y aplicación de la Ley Nº27803 conocida como “Ley de Ceses Colectivos”, que ha sido causa y motivo para recurrir a la práctica de los contratos a plazo determinado para servicio específico en ESSALUD, así como el abuso y desnaturalización del mismo. Sostiene el Tribunal Constitucional:
6. Al respecto, conviene señalar que la Ley N.° 27803, del 29 de julio de 2002, no dispone la reserva de plazas para los ex trabajadores cesados irregularmente mediante procedimientos de ceses colectivos, tal como se ha señalado en el referido contrato de trabajo, sino que señala que el reingreso de estos trabajadores estará sujeto a la disponibilidad de plazas presupuestadas vacantes. (EXP. N.° 05857-2009-PA/TC).
6. De la Carta N.° 59-GCRH-OGA-ESSALUD-2009 (f. 4), emitida por el Gerente General de Recursos Humanos de EsSalud, de fecha 6 de enero de 2009, se evidencia que el demandante fue cesado debido a que su plaza sería ocupada por un ex servidor cesado irregularmente, de acuerdo con lo determinado en la Ley N.° 27803, y que si bien la reserva de la plaza se encontraba estipulada en los contratos de trabajo celebrados entre la emplazada y el actor, este hecho no constituye causa justa de despido. (EXP. N.° 01848-2010-PA/TC).
De otro lado, el Tribunal Constitucional en ambos casos ha llegado a la conclusión –por supuesto a la plena identificación- de la desnaturalización de los contratos que realiza ESSALUD en perjuicio de sus trabajadores quienes se encuentran prácticamente coaccionados e intimidados, pues pende una espada de Damocles, viven en un permanente estado de zozobra y angustia cada vez que se aproxima la fecha del vencimiento de su contrato y se mantienen a la expectativa de su renovación; este hecho constituye una práctica infame e inmoral porque atenta contra la dignidad del trabajador y es un abuso de parte de la burocracia de ESSALUD. Ante esta clase de situaciones el Tribunal Constitucional ha establecido la protección contra el despido arbitrario y así se ha pronunciado en estos dos casos de manera uniforme:
8. En consecuencia, habiendo quedado plenamente acreditado que se ha simulado la contratación de labores de naturaleza temporal, cuando en realidad se trataba de labores de naturaleza permanente, el demandante sólo podía ser cesado por la comisión de una falta grave relacionada con su conducta o su capacidad, situación que no ha sucedido en el presente caso, razón por la cual éste ha sido víctima de un despido incausado y se han vulnerado sus derechos constitucionales al trabajo y a la protección contra el despido arbitrario, por lo que debe estimarse la presente demanda. (EXP. N.° 05857-2009-PA/TC).
7. En consecuencia, habiendo quedado plenamente acreditado que se ha simulado la contratación de labores de naturaleza temporal, cuando en realidad se trataba de labores de naturaleza permanente, el demandante sólo podía ser cesado por la comisión de una falta grave relacionada con su conducta o su capacidad, situación que no ha sucedido en el presente caso, razón por la cual ha sido víctima de despido incausado y se han vulnerado sus derechos constitucionales al trabajo y a la protección contra el despido arbitrario, por lo que debe estimarse la pretensión. (EXP. N.° 01848-2010-PA/TC).
CASO LUCIO JUAN CASAS TIPISMANA
EXP. N.° 05857-2009-PA/TC
ICA
LUCIO JUAN CASAS TIPISMANA
SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL
En Lima, a los 18 días del mes de agosto de 2010, la Sala Segunda del Tribunal Constitucional, integrada por los magistrados Mesía Ramírez, Calle Hayen y Eto Cruz, pronuncia la siguiente sentencia
ASUNTO
Recurso de agravio constitucional interpuesto por don Lucio Juan Casas Tipismana contra la sentencia de la Primera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Ica, de fojas 102, su fecha 18 de setiembre de 2009, que declara infundada la demanda de amparo de autos.
ANTECEDENTES
Con fecha 16 de febrero de 2009, el recurrente interpone demanda de amparo contra el Seguro Social de Salud – EsSalud Ica, solicitando que se declare inaplicable la Carta N.º 0055- GRA-ICA-ESSALUD-2009, de fecha 11 de enero de 2009, que dispone resolver su contrato de trabajo; y que, en consecuencia, se disponga su reposición en el cargo que venía desempeñando como Chofer de Ambulancia del Centro Asistencial Nazca. Manifiesta que ingresó a laborar en dicha plaza desde el 22 de mayo de 2003, realizando labores de manera permanente, contínua e ininterrumpida, durante más de 5 años, y que, sin embargo, fue cesado con fecha 13 de enero de 2009, sin la existencia de una causa justa para ello. Agrega que su contrato se ha desnaturalizado puesto que éste vencía el 30 de diciembre de 2008, sin embargo, continuó laborando hasta el 13 de enero de 2009.
El emplazado contesta la demanda solicitando que se la declare infundada. Refiere que el demandante tenía conocimiento que su contrato era de naturaleza temporal, puesto que su plaza estaba reservada para un ex trabajador beneficiado con el régimen de la Ley N.° 27803.
El Tercer Juzgado Especializado Civil de Ica, con fecha 5 de junio de 2009, declara infundada la demanda, estimando que el cese del demandante se debió a que el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo autorizó la reincorporación de los ex trabajadores beneficiarios de la Ley N.° 27803.
La Sala Superior competente confirma la apelada, por similar fundamento.
FUNDAMENTOS
Procedencia de la demanda
1. En atención a los criterios de procedibilidad de las demandas de amparo relativas a la materia laboral individual privada, establecidos en los fundamentos 7 a 20 de la STC 0206-2005-PA/TC, que constituyen precedente vinculante en virtud de lo dispuesto en el artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional, este Tribunal considera que, en el presente caso, corresponde evaluar si el demandante ha sido objeto de un despido arbitrario.
Delimitación del petitorio
2. El demandante pretende que se lo reincorpore en su puesto de trabajo como Chofer de Ambulancia del Centro Asistencial Nazca, alegando haber sido objeto de un despido arbitrario por haber ocupado una plaza que es de naturaleza permanente y haberse desnaturalizado su contrato de trabajo.
Análisis de la controversia
3. El inciso d) del artículo 77º del Decreto Supremo N.º 003-97-TR estipula que los contratos de trabajo sujetos a modalidad se desnaturalizan cuando, entre otros supuestos, el trabajador demuestra la existencia de simulación o fraude a las normas establecidas en ese cuerpo legal.
4. Mediante la Carta N.° 0055-GRA-ICA-ESSALUD-2009 (f. 19), de fecha 12 de enero de 2009, se comunica al Director del Centro Asistencia Nazca - Red Asistencial Ica, que se debe proceder a la reubicación de los ex trabajadores comprendidos en la Ley N.° 27803, “motivo por el cual, resulta necesario resolver el contrato del servidor Lucio Juan Casas Tipismana, quien laborará hasta el 12 de enero de 2009”.
5. De las Cartas N.os 674 y 857-DP-SGAF-GDIC-ESSALUD-2003 (f. 14 y 132), de fechas 22 de mayo y 4 de julio de 2003, de las boletas de pago obrantes de fojas 17 y 18 y 133 a 198, así como de la Constatación Policial (f. 21) efectuada con fecha 14 de enero de 2009, en la Dirección del Centro Asistencial Nazca, se advierte que el demandante laboró para la emplazada en el cargo de Chofer Asistencial, desde el 22 de mayo de 2003 hasta el 13 de enero de 2009. Asimismo, de fojas 16 y 121 a 131 de autos obran las Prórrogas de sus Contratos de Trabajo bajo la modalidad de Servicio Específico, en los cuales se dispone prorrogar el contrato del demandante, agregando en la Cláusula Segunda que: “EsSalud, en mérito a la Ley N.° 27803 (...) reserva la Plaza N.° 6802945P correspondiente al cargo de Chofer de Ambulancia, de Nivel T-4, para los ex trabajadores despedidos irregularmente inmersos en el Programa Extraordinario de Acceso a Beneficios, motivo por el cual, sólo se cubrirá de manera temporal, a fin de no afectar los servicios que brinda la institución”.
6. Al respecto, conviene señalar que la Ley N.° 27803, del 29 de julio de 2002, no dispone la reserva de plazas para los ex trabajadores cesados irregularmente mediante procedimientos de ceses colectivos, tal como se ha señalado en el referido contrato de trabajo, sino que señala que el reingreso de estos trabajadores estará sujeto a la disponibilidad de plazas presupuestadas vacantes.
7. Por otro lado, de la Carta N.° 0055- GRA-ICA-ESSALUD-2009 (f. 19), emitida por el Gerente de la Red Asistencial Ica, con fecha 12 de enero de 2009, se evidencia que el demandante fue cesado con el único argumento de que resulta necesario reubicar a los ex trabajadores comprendidos en la Ley N.° 27803. Además, ha quedado acreditado que la plaza presupuestada asignada al demandante fue otorgada al señor Percy Espino Balbín.
8. En consecuencia, habiendo quedado plenamente acreditado que se ha simulado la contratación de labores de naturaleza temporal, cuando en realidad se trataba de labores de naturaleza permanente, el demandante sólo podía ser cesado por la comisión de una falta grave relacionada con su conducta o su capacidad, situación que no ha sucedido en el presente caso, razón por la cual éste ha sido víctima de un despido incausado y se han vulnerado sus derechos constitucionales al trabajo y a la protección contra el despido arbitrario, por lo que debe estimarse la presente demanda.
Por estos fundamentos, el Tribunal Constitucional, con la autoridad que le confiere la Constitución Política del Perú
HA RESUELTO
1. Declarar FUNDADA la demanda, por haberse acreditado la vulneración de los derechos al trabajo y a la protección contra el despido arbitrario; en consecuencia, NULA la Carta N.º 0055- GRA-ICA-ESSALUD-2009.
2. Reponiéndose las cosas al estado anterior a la violación de los derechos al trabajo y a la protección contra el despido arbitrario, se ordena que el Seguro Social de Salud – EsSalud Ica cumpla con reponer al demandante en su mismo puesto de trabajo o en otro de igual o similar nivel, en el plazo de 2 días hábiles, con el abono de los costos del proceso.
Publíquese y notifíquese.
SS.
MESÍA RAMÍREZ
CALLE HAYEN
ETO CRUZ
CASO IVÁN EUGENIO CANTA PADILLA
EXP. N.° 01848-2010-PA/TC
PASCO
IVÁN EUGENIO CANTA PADILLA
SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL
En Lima (Arequipa), a los 10 días del mes de agosto de 2010, la Sala Segunda del Tribunal Constitucional, integrada por los magistrados Vergara Gotelli, Álvarez Miranda y Urviola Hani, pronuncia la siguiente sentencia
ASUNTO
Recurso de agravio constitucional interpuesto por don Iván Eugenio Canta Padilla contra la sentencia expedida por la Sala Mixta de la Corte Superior de Justicia de Pasco, de fojas 314, su fecha 5 de enero de 2010, que declaró improcedente la demanda de amparo de autos.
ANTECEDENTES
Con fecha 11 de febrero de 2009 el recurrente interpone demanda de amparo contra EsSalud Red Asistencial Pasco, solicitando que se declare inaplicable el contenido de la Carta Nº 011-D-RAPA-ESSALUD-2009; y que, por consiguiente, se lo reponga en su puesto de trabajo y se le abone las costas y costos del proceso. Manifiesta que ingresó a la entidad demandada con fecha 1 de septiembre de 2005, a través de un concurso público, para ocupar la plaza de Profesional Asistencial; que se le hizo suscribir contratos de trabajo sujeto a modalidad de servicio específico, en el Centro de Prevención de Riesgos de Trabajo CEPRIT- PASCO; y que fue cesado el 7 de enero de 2009, pues se le comunicó que su plaza sería ocupada por un servidor cesado irregularmente, de conformidad con la Ley N.° 27803.
El emplazado contesta la demanda alegando que el demandante no ha sido despedido, sino que su contrato fue resuelto en estricto cumplimiento del proceso de reincorporación y reubicación laboral previsto en la Ley Nº 27803 y sus modificatorias, y que no existió simulación o fraude en su contrato.
El Primer Juzgado Especializado en lo Civil de Pasco, con fecha 17 de agosto de 2009, declara improcedente la demanda estimando, que la controversia requiere estación de probanza, por lo que debe ser tramitada en la vía del proceso ordinario.
La Sala Superior competente confirma la apelada, considerando que lo que se pretende es la calificación de los servicios desempeñados por el actor, lo que debe dilucidarse en el proceso ordinario laboral.
FUNDAMENTOS
Procedencia de la demanda
1. En atención a los criterios de procedibilidad de las demandas de amparo relativas a la materia laboral individual privada, establecidos en los fundamentos 7 a 20 de la STC 0206-2005-PA/TC, que constituyen precedente vinculante en virtud de lo dispuesto en el artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional, en el presente caso corresponde evaluar si el demandante ha sido objeto de un despido arbitrario.
Delimitación del petitorio
2. El demandante pretende que se declare inaplicable el contenido de la Carta Nº 011 D-RAPA-ESSALUD-2009, de fecha 7 de enero de 2009, que se deje sin efecto el despido incausado del que ha sido víctima; y que, por consiguiente, se lo reponga en su puesto de trabajo.
Análisis de la controversia
3. El inciso d) del artículo 77º del Decreto Supremo N.º 003-97-TR –Ley de Productividad y Competitividad Laboral – estipula que los contratos de trabajo sujetos a modalidad se desnaturalizan cuando, entre otros supuestos, el trabajador demuestra la existencia de simulación o fraude a las normas establecidas en ese cuerpo legal.
4. De fojas 8 a 28 de autos se aprecia que el demandante fue contratado a modalidad para desempeñarse como Profesional Asistencial en el Centro de Prevención de Riesgos del Trabajo CEPRIT-Pasco.
5. Se desprende del contrato de trabajo que obra a fojas 10, que el recurrente inició sus labores el día 1 de septiembre de 2005, suscribiendo un contrato sujeto a modalidad por servicio específico; no obstante, se advierte del tenor del documento que no se ha cumplido con la exigencia legal de precisar cuál es el servicio específico para el cual se lo contrata, esto es, cuál es la necesidad que requiere satisfacer la entidad que justifique la celebración de un contrato de naturaleza temporal; por otro lado, la labor que desempeñó el demandante es de naturaleza permanente, lo cual se corrobora con la Carta Circular Nº 290GCS-EsSalud-2000, en la que se remite a la Red Asistencial de Pasco el documento en el que se especifica las funciones de los profesionales del Centro de Prevención de Riesgos del Trabajo - CEPRIT, en las que figura las funciones del Ingeniero, tal como se desprende de la instrumental que obra de fojas 39 a 44.
6. De la Carta N.° 59-GCRH-OGA-ESSALUD-2009 (f. 4), emitida por el Gerente General de Recursos Humanos de EsSalud, de fecha 6 de enero de 2009, se evidencia que el demandante fue cesado debido a que su plaza sería ocupada por un ex servidor cesado irregularmente, de acuerdo con lo determinado en la Ley N.° 27803, y que si bien la reserva de la plaza se encontraba estipulada en los contratos de trabajo celebrados entre la emplazada y el actor, este hecho no constituye causa justa de despido.
7. En consecuencia, habiendo quedado plenamente acreditado que se ha simulado la contratación de labores de naturaleza temporal, cuando en realidad se trataba de labores de naturaleza permanente, el demandante sólo podía ser cesado por la comisión de una falta grave relacionada con su conducta o su capacidad, situación que no ha sucedido en el presente caso, razón por la cual ha sido víctima de despido incausado y se han vulnerado sus derechos constitucionales al trabajo y a la protección contra el despido arbitrario, por lo que debe estimarse la pretensión.
8. Respecto al pago de costos del proceso, al haberse vulnerado el derecho al trabajo del demandante, de conformidad con el artículo 56.º del Código Procesal Constitucional, corresponde ordenar que el emplazado asuma los costos procesales, los cuales deberán ser liquidados en la etapa de ejecución de la presente sentencia.
Por estos fundamentos, el Tribunal Constitucional, con la autoridad que le confiere la Constitución Política del Perú
HA RESUELTO
1. Declarar FUNDADA la demanda, por haberse producido la vulneración de los derechos al trabajo y a la protección contra el despido arbitrario; en consecuencia, NULA la Carta N.° 011-D-RAPA-ESSALUD-2009.
2. Reponiendo las cosas al estado anterior a la violación de los derechos al trabajo y a la protección contra el despido arbitrario, ordena que el Seguro Social de Salud – EsSalud Red Asistencial Pasco cumpla con reponer al demandante en su mismo puesto de trabajo o en otro de igual o similar nivel, en el plazo de 2 días hábiles, con el abono de los costos del proceso.
Publíquese y notifíquese.
SS.
VERGARA GOTELLI
ÁLVAREZ MIRANDA
URVIOLA HANI

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Lea las reglas:

Todos los comentarios serán leídos y evaluados previa y posteriormente.

Serán publicados aquellos comentarios que respeten las siguientes reglas:
- Su comentario debe estar relacionado al contenido del post.
- No se aceptan comentarios tipo SPAM.
- No incluya links no necesarios en el contenido de su comentario.
- Si quieres dejar la url de tu blog, hazlo utilizando la opción OpenID.
- La caja de comentarios no es el lugar para pedir intercambio de links (para ello ve a la página de contacto).
- Ofensan personales, amenazas o insultos NO serán permitidos.